6 cosas que se necesitan para emprender un negocio

Cuando decides lanzarte a emprender tu primer negocio, te puede parecer muy abrumador la cantidad de cosas en las cuales tienes que pensar para que éste de su primer paso.

Aunque al inicio todo se vea muy complejo, debes saber que todos hemos pasado por el mismo sentimiento de desorientación, sin embargo, de alguna extraña forma, siempre encontramos la manera de salir avante de todo este proceso.

No te preocupes, porque en este post voy a contarte cuáles son exactamente las 6 cosas que necesitas para emprender un negocio y, de esta manera, tengas una óptica mucho más clara de lo que debes hacer.

1. Ideas

Las ideas son la materia prima con la cual comienzas cualquier negocio y aunque esto parezca difícil de creer, existen personas que se tildan de carecer de imaginación para crear una idea. Esto hace que las ganas de arrancar un emprendimiento mueran sin haberlo siquiera intentado.

No lo vas a creer, pero las ideas son aún más importantes que el propio dinero, esto se debe a que gracias a las ideas es posible recaudar el dinero necesario para comenzar tu aventura, pero con dinero y cero ideas te puedes ir olvidando del tema.

Otra cosa que debes tener en cuenta con tu idea es que luego de que se te prende el bombillo tendrás que ejecutarla. Es aquí donde muchos negocios no logran sobrevivir y más aún si tienes en cuenta que una mala idea bien ejecutada puede ser más exitosa que una excelente idea mal ejecutada.

Descarga gratis mi e-book 50+1 ideas de negocio para emprender ya 

2. Dinero

Aunque el dinero no es tan importante si tienes buenas ideas, también es cierto que sin este no será posible comenzar algún negocio. Invertir dinero se convierte entonces en un ingrediente fundamental para cualquiera que quiera comenzar.

Todavía hay personas que creen que se puede comenzar un negocio sin dinero y me parece algo increíblemente ingenuo. No importa si es mucho o poco dinero, la realidad es que siempre necesitarás de alguna suma para darle start a tu nueva nave, es más, a medida que tu negocio vaya creciendo necesitará de más inversión.

Es aquí donde tu pericia para los negocios y toda tu imaginación deben aflorar, porque tendrás que buscar la mejor forma de inyectarle capital a tu bebé si es que de verdad quieres destacar en este mundo emprendedor.

Lee también: ¿Se puede comenzar un negocio sin dinero?

3. Mentalidad

Hace poco conversaba con uno de mis socios y recordábamos aquellos duros días en los que empezábamos con nuestro negocio. Recordábamos como quisimos tirar la toalla en varias ocasiones, pero también recordábamos como nos mantuvimos de pie y todo fue gracias a la mentalidad correcta que tuvimos.

Mentalidad o mindset como se le conoce a este término en inglés, se refiere a la capacidad que tiene una persona para aceptarse tal como es, con sus debilidades, con sus defectos y todos los aspectos negativos de su personalidad.

No obstante, está consciente de que es posible sufrir un cambio, con el objetivo de crecer para seguir avanzando y lograr cualquier cosa que se proponga.

Esto fue lo que nos permitió a mi socio y a mí poder ver las cosas desde otra perspectiva y de esta forma salir adelante con nuestro negocio.

Lee también: Mindset: la mentalidad del éxito

4. Conocimiento

Para comenzar un negocio lo ideal es tener algún conocimiento particular sobre aquella actividad en la cual deseas emprender, no obstante, no tienes que ser un super experto en la materia.

Muchas personas han comenzado negocios prósperos en áreas en las que apenas si sabían de qué se trataba.

Lo cierto es que no tienes que saberlo todo para emprender, existen varias formas de adquirir aquel conocimiento extra que complemente lo que ya sabes.

Lo que puedes hacer es contratar a un empleado o asociarte con otra persona que tenga más conocimiento y experiencia en el área en la que deseas emprender.

Lee también: 5 Cosas importantes que debes saber antes de buscar un socio

5. Visión

Ningún emprendedor podrá ver más allá de sus narices sin una óptica futurista de lo que quiere llegar a ser. Tener el olfato para encontrar oportunidades de negocio y la claridad para ver lo que se quiere lograr es una actitud necesaria para cualquier emprendimiento.

Para un ejemplo de esto puedes ver compañías como Netflix, Google y Samsung que tuvieron la capacidad de ir más allá de lo evidente y de esta forma desafiar sus respectivos mercados para convertirse en poderosas corporaciones.

6. Pasar a la acción

Por último, pero no menos importante, tenemos uno de los puntos en los que muchos emprendedores todavía están fallando, además es la razón por la cual el 99% de los emprendimientos más fantásticos del planeta se hayan quedado en el olvido y de que muchas tumbas allá en el cementerio estén repletas de gente que se quedó con una buena idea en la mente.

Aunque parezca muy difícil de creer, pasar a la acción es el verbo más complicado de conjugar para cualquiera que todavía no ha comenzado su vida como emprendedor.

Si perteneces al equipo de los que todavía están hablando mucho y haciendo nada, entonces creo que ya es hora de que todo ese entusiasmo se ponga a prueba y la mejor forma de hacerlo es comenzando a desarrollar tu idea de negocio ya.

Recuerda que las cosas no se dicen se hacen, porque al hacerlas se dicen solas.

Deja un comentario
¡Compartir!