Por qué un gurú no te salvará.

Muchas personas creen que todos los problemas de su vida serán arreglados por los llamados gurús, sin embargo sus expectativas están muy alejadas de la realidad.

Cuando tienes una dificultad y no ves cómo resolverla es correcto buscar la ayuda de otras personas que tengan más experiencia y más conocimiento que tu para que te orienten. 

Esa es una forma de mejorar.

Pero cuando depositas tu salvación en un gurú todo comienza a torcerse.

Algo no está bien cuando alguien dice: fui a esa conferencia y mi vida cambió por completo, o leí ese libro y ya no soy el mismo de antes, o fui a ese retiro y soy una persona nueva.

Nada de eso te cambió la vida completamente, lo que creo es que tu vida estaba en proceso de transformación y esa última experiencia, esa última lectura o esa última charla fue la gota que lleno tu vaso, logrando que adquirirás un nivel de consciencia tal, que se te iluminó la cabezota diciendo:

¡Eureka ya entiendo!

¿Solo piensa en las veces que le has dado ese consejo a un amigo, ese consejo que tu sabes que los sacara de ciertas dificultades o le arreglará sus problemas?

¿Pero él por una extraña razón no te hace caso?

Sin embargo, alguien más los aconseja y mágicamente dicen: wow este tipo con su consejo me cambió la vida.

y tú te quedas como ¿qué? 

Mierda!!! Si yo ya se lo había dicho muchas veces.

Lo que ocurrió fue, que esa otra persona llámese amigo, consultor, consejero, experto, gurú, le terminó de llenar el vaso.

No estoy en contra de aquellos que se hacen llamar gurús puedo decir que algunos ayudan a muchas personas a terminar de llenar su vaso, sin embargo veo algo morboso en eso de ir a una conferencia a que me cambien la vida.

Hay conferencias que te prometen que la experiencia te cambiará radicalmente la vida y entonces la gente acude cual zombis en the walking dead hacia la experiencia.

Y es allí donde te hacen cantar, saltar, te hacen relajaciones profundas casi hasta llegar al coma inducido, caminas sobre brasas al rojo vivo, también haces networking en fin la experiencia vale los 500, 1000 o 5 mil dólares que invertiste.

Cuando el evento acaba habrán algunos que saldrán a comerse el mundo, pero la gran mayoría cruzarán la calle y en ese momento se darán cuenta que realmente no pasó nada adentro y miserablemente correrán a comprar el próximo libro y la próxima conferencia o si ya no tienen un céntimo volverán a los videos de YouTube a buscar el anhelado cambio.

Tampoco estoy en contra de estos eventos, estoy en contra de ir a un evento de estos esperando a que el gurú de turno te de el santo grial, el cual solucionará tus problemas en dos horas.

Por eso debes ir a un evento con las expectativas correctas.

Debes ir con la convicción de que puedes aprender un poco más para dar ese próximo paso que te acercará más a tu solución.

Pero, no ir convencido de que la salvación está en manos de una sola persona, porque sencillamente un gurú no te salvará.

¡Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *