10 cosas que me hubiera gustado saber antes de comenzar mi primer negocio.

Tal vez pienses que comenzar un negocio es solo cuestión de tener cualquier idea, sacar un producto o servicio y ofrecerlo a tus familiares y amigos más cercanos.

¿Te digo un secreto?

Yo pensaba lo mismo. Para mí no había mucha estrategia, todo se basaba en comenzar y ya.

Aunque, apoyo el hecho de dejar de procrastinar y ponerse mejor manos a la obra, también defiendo el hecho de pensar un poco antes de salir como un toro y perseguir todo lo que se mueva.

No te hablo de tener un plan de negocios, yo no creo en eso.

En lo que sí creo es, en tener un horizonte claro para no perderse en el camino.

¿Pero como tenerlo si pocas personas se atreven a darte un consejo sincero, real y que te sirva?

Yo no quiero que tu pases por lo mismo, por lo tanto, contigo no me guardo nada de lo que sé.

Es por eso, que hoy he decido hablarte de los 10 cosas que me hubiera gustado saber antes de comenzar mi primer negocio.

¡Comencemos!

1.Debes tener una mentalidad fuerte. 

He realizado cursos de emprendimiento y leído libros de negocios, en los cuales la mentalidad es un tema que se deja para el final o ni siquiera existe.

Es como si fuera algo sin importancia.

Para mí, es al contrario y estoy seguro que es tan importante que siempre debería estar presente y al principio de cualquiera de estas formaciones.

Afirmo esto con total certeza, a causa de la cantidad de emprendedores que he visto abandonar sus sueños por falta de una mentalidad fuerte.

Por lo tanto, pienso que una persona antes de embarcarse en cualquier negocio debe tener una mentalidad mínimamente preparada para afrontar los desafíos que requiere emprender.

Una mentalidad fuerte se enfoca en sus objetivos, se aleja de las personas tóxicas, siempre está viendo el lado positivo de cualquier problema y da solución a dichos problemas, evitando buscar culpables.

Una mentalidad fuerte es disciplinada y trabaja constantemente para mejorar sus habitos de vida.

Una persona con una mentalidad fuerte sabe que comenzar un negocio necesita de paciencia y dedicación, por ende no cree que el dinero le va a caer del cielo por arte de magia.

No te preocupes si te faltan muchos de estos aspectos o si no los tienes bien pulidos, ya que son cosas que se pueden alcanzar y mejorar en el camino.

2. No necesitas una idea revolucionaria.

Las ideas son la base de los negocios,  porque de estas surgen las soluciones a los problemas que existen en el mundo.

No necesitas una gran idea revolucionaria, lo que necesitas es identificar una necesidad o un problema y crear una idea que solucione ese problema.

3. No existen las malas ideas.

Cuando un negocio no da resultado se dice que la idea era mala, algo que para mí es un error. Lo que yo creo es, que la mayoría de las ideas no son malas solamente están mal ejecutadas.

He conocido emprendimientos que han comenzado como grandes ideas, pero que al final han terminado fracasando, sin embargo, han sido retomados por otros emprendedores, los cuales les han dado un enfoque diferente convirtiéndolos en negocios exitosos.

Esto te servirá para tener nuevos enfoques con aquellas ideas que ya fueron descartadas.

4. Investiga el mercado.

Ya tienes tu idea, esa que soluciona un problema. Ahora tienes que evaluar si esa idea va a tener un impacto tal, que tenga oportunidad en el mercado.

Para comprobarlo investiga quien es tu competencia y que es lo que está haciendo. Identifica en qué está fallando y piensa si tú puedes mejorar la oferta con tu negocio.

Investiga en internet lo que la gente está buscando referente a tu idea de negocio. El buscador de google es una muy buena herramienta para este fin. Éste te mostrará y te sugerirá aquello que la gente está necesitando.

Así podrás hacerte a una idea de las posibilidades que tu negocio tiene en el mercado y si es necesario modificarla.

5. ¿Sabes cuánto te costará?

Lo que debes hacer ahora es desmembrar y dejar en pequeñas partes tu producto o servicio para conocer el costo de éste.

Al menos debes saber lo siguiente:

  • Costo de la materia prima
  • Costo de la mano de obra
  • Costo del empaque
  • Costo del transporte
  • Costo locativo, etc.

Esto te ayudará a saber exactamente cuánto te cuesta hacerlo y qué tan rentable será al ponerlo a la venta.

No cometas el error de muchos emprendedores neófitos que ponen un precio olímpicamente sin tener en cuenta estos detalles. Esto solo te dejará perdidas que pueden llevarte al cierre prematuro de tu negocio.

6. No esperes más y muestra tu P.M.V.

Este concepto me parece fantástico y es algo en lo que muchos emprendedores perfeccionistas fallan. El producto mínimo viable o PMV, es ese producto o servicio que ya tiene las mínimas condiciones que pide el mercado para ser sacado a la venta.

Tu producto nunca mejorará si no lo pones a prueba ante tus clientes. Son ellos los que determinarán las mejoras que se realizarán en el futuro.

Recuerda que no es posible tener la versión dos sin que antes haya existido la versión uno.

7. Conoce los requisitos legales (Que no te pase lo que a mí).

En esto hemos fallado muchos emprendedores y te lo digo porque yo mismo lo he vivido.

Te cuento mi experiencia.

Tengo un  negocio que se dedica al lavado de muebles de hogar.  Cuando creé el nombre junto a mi socio, no pensamos en que pudiera existir aquí en Colombia otra empresa con el mismo nombre, así que no investigamos en la cámara de comercio su existencia.

¡Pues oh sorpresa!

Meses después de haber salido al mercado, me contactó el representante legal de una empresa, la cual tenía el mismo nombre de mi negocio.

¡Upss!

El hombre amablemente me solicitó cambiarlo y yo de inmediato hice lo correcto.

Antes de comenzar tu negocio investiga en tu ciudad y país culés son los requisitos y permisos mínimos para que tu emprendimiento pueda funcionar.

Esto evitará que tengas que hacer cambios que afecten tu marca, tu producto y tus fianzas.

8. Yo no soy vendedor.

No recuerdo la cantidad de veces que me dije a mi mismo que no era un vendedor, y que esa labor era para otro.

¡Si quieres emprender, entonces tienes que aprender a vender!

No es una opción, es una obligación.

Si ya tienes conocimientos y experiencia en ventas, entonces vas un paso delante de muchos, aun así muchas personas no comienzan su negocio o se estancan en este punto porque temen vender.

¡Si quieres emprender, entonces tienes que aprender a vender!

No te quiero mentir, a mí también me ocurría igual y en ocasiones me siento un poco raro, con todo y eso sé qué debo hacerlo, porque sin ventas no hay negocio que dure.

El mejor consejo que te puedo dar sino sabes nada de ventas y fue lo que yo hice, es hacer un curso presencial donde aprendas las técnicas necesarias para comenzar a vender tus productos o servicios.

9. Crea una estrategia de marketing de acuerdo a tus posibilidades.

No te asustes con este término. Cuando te hablo de estrategia solo me refiero a que definas cuales son las actividades de mercadeo que utilizarás, y cuánto presupuesto destinarás para dar a conocer tus productos y servicios.

Eso es todo.

Cuando estás comenzando, este presupuesto por lo general es muy poco o inexistente, sin embargo, puedes utilizar las redes sociales de forma gratuita para dar a conocer tu negocio.

También puedes destinar un porcentaje de tus ganancias para pagar anuncios en plataformas como google ads, Facebook ads e Instagram ads, las cuales son muy baratas comparadas con los medios de comunicación tradicionales como la televisión y la radio.

10. Enamora a tus clientes

Cuando comiences tu negocio tienes que entender que estás ahí para mejorar la vida de tus clientes. De nada sirve tener el mejor producto si tu trato hacia ellos es pésimo.

Diferénciate de la competencia entregando el mayor y más fantástico servicio. Esto hará que tus clientes se enamoren de ti y quieran volver.

El 90% de los consumidores confía en las recomendaciones de las personas que conocen. 

Un gran servicio también hará que tus clientes ignoren a la competencia y te recomienden con sus familiares y amigos

Según una investigación de mercado realizada por la agencia Nielsen, El 90% de los consumidores confía en las recomendaciones de las personas que conocen. 

Ya sabes, trata bien a tus clientes y logra que te recomienden, así aumentaras tus ventas y el prestigio de tu negocio.

¡Ahora es tu turno!

¿Cuéntame cuál ha sido el consejo que más te ha gustado y por qué?

Te leo abajo en los comentarios.

¡Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *